9 Sorprendentes hábitos que se transmiten genéticamente

Todos hemos oído hablar de muchos rasgos que nos transmiten nuestros padres, desde nuestro color de ojos hasta nuestra altura. Pero, ¿sabías que los rasgos heredados genéticamente no se limitan a tu aspecto físico?

Sorprendentemente, algunos de tus hábitos pueden ser el resultado de los genes que heredas de tus padres. Desde la habilidad para conducir hasta la procrastinación, aquí hay 9 hábitos que podrían ser transmitidos genéticamente por tus padres.

Índice

1. Tus habilidades al volante

Por mucho que lo intenten, algunas personas no pueden evitar conducir mal. Los individuos con el gen de la conducción defectuosa tienen niveles más bajos de BDNF, una sustancia química que ayuda al cerebro a conectar los recuerdos con las acciones.

Como resultado, estos individuos tienen habilidades de conducción inferiores y luchan por aprender nuevas habilidades motoras y corregir errores. Pero, no te preocupes. Todos sabemos que la práctica hace la perfección

También puedes leer: 9 Secretos de belleza que ayudan a las famosas a parecer hasta décadas más jóvenes

2. Su amor por los alimentos amargos

El chocolate negro, la col rizada, las cervezas con lúpulo y las coles de Bruselas tienen un sabor amargo. Puedes ser una persona que los ame o los odie. Si resulta que los ama, puede que tenga una mutación del gen TAS2R38 que reduce la sensibilidad de sus papilas gustativas al amargor.

Se dice que sólo un 25% de las personas tienen la variante del TAS2R38 que aumenta la sensibilidad al amargor. Pues bien, sea cual sea el motivo, ¡puedes impresionar a tus amigos comiendo los alimentos más amargos delante de ellos sin inmutarte!

3. Estornudar a la luz del sol

¿A la gente le resulta extraño que empiece a estornudar cada vez que sale a la luz del sol? Sabías que este hábito recurrente está relacionado con tus genes? Este fenómeno se llama Reflejo Fótico del Estornudo, y es el resultado de un rasgo dominante. Así que si uno de tus padres tiene esta condición, tienes un 50% de probabilidades de padecerla.

4. El cilantro y el jabón te huelen igual

¿Odias comer cilantro porque te sabe a jabón? Alguna vez has pensado cuál podría ser la razón detrás de esto? En este caso te tenemos cubierto.

Bueno, el cilantro y los jabones tienen un compuesto común, es decir, los aldehídos, que les da su sabor y olor. Se ha descubierto que las personas que odian el cilantro tienen un grupo específico de genes receptores olfativos llamados OR6A2 que pueden identificar el olor del aldehído tanto en el cilantro como en el jabón.

Por lo tanto, en lugar de creer que alguien está siendo malcriado la próxima vez que se niegue a comer cilantro, échale la culpa a su genética.

5. Levantarse temprano

Aunque ser madrugador no es del gusto de todos, las investigaciones dicen que tu ADN puede determinar si eres una alondra o un búho nocturno.

Tu cuerpo recibe instrucciones de tu ritmo circadiano, a veces conocido como "reloj corporal", que es diferente en cada persona. Se activa sólo cuando estás dormido.

Los investigadores también han descubierto que cada persona puede clasificarse en el espectro mañana-noche en función de sus variaciones genéticas.

Así que, ¡es hora de agradecer a tus padres este rasgo único!

6. Gusto por la música

Has pensado alguna vez por qué tu madre y tú compartís la afición por la música hip-hop.

Pues bien, tenemos una respuesta. En colaboración con el Kings' College de Londres, un estudio realizado en 2009 por la empresa tecnológica Nokia demostró que la influencia genética representaba alrededor del 50% de los gustos musicales. Esta relación era vital para el pop, la música clásica y el rock, pero casi inexistente para el country y el folk.

7. Procrastinación

Algunas personas creen que la procrastinación es algo natural, como beber, respirar y dormir, y que pueden haber heredado este rasgo de sus padres.

Sin embargo, investigaciones recientes han descubierto que aproximadamente la mitad de los hábitos de procrastinación son heredados. Así que la próxima vez que evites completar una tarea, ¡puedes culpar a tus padres!

8. Tu Atletismo

Se reporta que las variables hereditarias contribuyen entre el 30% y el 80% de la habilidad atlética. Por ejemplo, incluso los mejores corredores de maratón difieren genéticamente de los velocistas en una pequeña parte. Así que no es de extrañar que se crea que el hijo de Cristiano Ronaldo es un excelente jugador de fútbol.

9. Su gusto por lo dulce

Siempre que compras un bocadillo, eliges la opción dulce. Sabes por qué?

Pues bien, investigadores de Dinamarca descubrieron que los individuos con una variante del gen FGF21 tenían un ansia insaciable de dulce. Como resultado, consumen más azúcar que la media y tienen menores niveles de grasa corporal. Pero los que tienen este rasgo son más propensos a desarrollar hipertensión. Por lo tanto, hay que evitar que este hábito se convierta en algo crónico.

Todos sabemos que los genes son algo más que un conjunto de cromosomas. Pueden determinar quién eres como persona. Aunque los hábitos se pueden cambiar o formar en cuestión de días, lo que heredamos de nuestros padres siempre será único.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Go up