10 Prendas de vestir que han sido sustituidas definitivamente

Quién iba a pensar que los vaqueros pitillo y la chaqueta con hombros caídos que tanto te gustaban acabarían convirtiéndose en antigüedades del mundo de la moda.

El tiempo y las tendencias no esperan a nadie, y si quieres seguir el ritmo de la rápida evolución de la moda, es posible que recicles tu armario antes que nunca.

Aunque algunas tendencias merecen volver, otras son sustituidas por algo más cómodo y mejor. He aquí algunas tendencias del pasado que pueden haber conquistado muchos corazones, pero de las que hay que despedirse para bien. Sigue leyendo para conocerlas todas.

Índice

1. Mallas de licra

Mallas de licra

Aunque las mallas de licra nude fueron populares hace unas décadas, hace tiempo que los estilistas las desaconsejan por buenas razones. Su aspecto brillante hace que la pierna parezca más gruesa y quita protagonismo a tu vestido.

Para conseguir un efecto adelgazante, lo mejor son las mallas mates. Es importante recordar que cuanto más fino sea el material de las mallas, más bonitas te quedarán.

2. Alforzas cosidas con camisa blanca abotonada

Camisa cosida con botones blancos

Ya sea para la oficina o para las fiestas sociales, una camisa blanca lisa es siempre la opción más aceptable para ir. Sin embargo, aquí también entran en juego ciertas sutilezas.

En el pasado, las camisas eran ajustadas y tenían muchos pliegues cosidos para resaltar los contornos del cuerpo. Pero hoy, las camisas sueltas marcan un look relajado y a la moda.

Asimismo, según los expertos del sector, el satén y la ropa ajustada son dos cosas que no están de moda. En su lugar, suba los puños y los accesorios con un reloj o una pulsera para conseguir un aspecto sofisticado pero informal.

También puedes leer: 8 Elementos del armario que hay que llevar una talla más grande

3. Falda lápiz hasta la rodilla

Falda lápiz hasta la rodilla

Las faldas lápiz seguirán siendo las favoritas de los diseñadores en los próximos años. Sin embargo, los estilistas recomiendan ahora deshacerse de los vestidos sintéticos, a pesar de que realzan nuestras curvas.

Hay que buscar una falda lápiz que no sea demasiado ajustada ni demasiado corta. Lo mejor es apostar por una falda de materiales densos que pueda conservar su forma y tenga una longitud adecuada.

4. Blazer Slim Fit

Slim-Fit-Blazer

Una chaqueta, un suéter y un jersey nunca pasarán de moda. No obstante, ha habido algunos ajustes. Hoy en día, un abrigo con un corte holgado o semientallado es una prenda esencial. No es necesario exagerar con esto.

Como norma general, la chaqueta debe ser lo suficientemente larga para cubrir los hombros, pero no demasiado baja, ni demasiado ajustada, ni demasiado estrecha.

5. Una chaqueta de punto delicadamente tejida

A-Delicately-Woven-Cardigan

Este tipo de cárdigan probablemente ha estado en el armario de todas las personas en un momento u otro. La mayoría de la gente opta por una camisa blanca abotonada y unos pantalones slim-fit para acompañar a los cárdigans.

Afortunadamente, el cárdigan de punto grueso ha sustituido este estilo. No importa lo gélido que sea el tiempo, este jersey te mantendrá calentito, ya que tiene el ajuste justo.

6. Suéter con cuello de vaca

Suéter-con-cuello-de-vaca

Con temperaturas gélidas, es imposible funcionar sin una sudadera acogedora. Los pantalones, las faldas ajustadas, los vaqueros de moda y los vestidos vaporosos quedan muy bien con esta prenda.

Los expertos aconsejan colocar un cárdigan con un gran cuello colgante en el estante más alejado del armario. El sustituto es un cuello de tortuga para mantener el cuello caliente sin necesidad de añadir bufandas y manguitos adicionales a tu vestido.

7. Chaqueta de cuero Slim Fit

Chaqueta de cuero Slim-Fit

Durante décadas, la chaqueta de cuero ha sido una pieza esencial en el armario de toda mujer. Los estilistas aconsejan que la chaqueta sea lo suficientemente holgada como para poder poner un cárdigan o una sudadera debajo sin que parezca fuera de lugar. Ya no está de moda llevar un abrigo de piel demasiado ajustado.

8. Vaqueros ajustados

Tight-Fitting-Denim

Los vaqueros pitillo, que antes se llevaban mucho, son ya cosa del pasado. Los pantalones rectos y otros modelos más holgados han ocupado su lugar, ya que son sencillos de poner pero no llaman la atención sobre los defectos de las piernas. Estos vaqueros tienen la ventaja añadida de que favorecen a mujeres de todo tipo de cuerpos.

9. Botines

Botines

Los botines cortos, que en su día fueron un elemento básico en el armario de toda mujer, han caído en desgracia en el estilo de las botas. Sin embargo, esta transformación también tiene aspectos positivos.

Para empezar, los botines cortos dejaron de ser atractivos por la forma en que acortan visiblemente la pierna. La segunda ventaja es que ya no hay que perder el tiempo averiguando cómo llevar estos zapatos con pantalones y vaqueros para evitar desnudar las piernas en el aire gélido.

10. Camisa blanca ajustada

Camisa-blanca-apretada

Incluso hace unas décadas, había una guerra por estas camisetas blancas slim-fit, teniendo en cuenta lo bien que se ajustan y amplían tu figura. Sin embargo, aunque nos encanta lo bien que combinan con pantalones holgados, ahora es el momento de las camisetas oversize aireadas. Las camisas grandes son, obviamente, más cómodas, y no tendrás que preocuparte por sumar unos cuantos kilos; ¡te cubrirán!

El mundo de la moda nunca se estanca, y seguir su ritmo puede requerir más energía y voluntad de lo que crees. Sin embargo, esto no significa que tengas que estar siempre pendiente de las revistas de moda para asegurarte de que estás en tendencia. El truco está en llevar lo que te gusta y sentirte segura con ello. ¿Cuál de estas tendencias crees que merece volver? Háznoslo saber en la sección de comentarios. Y no te olvides de mantener el estilo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Go up